lunes, 14 de marzo de 2011

BOLETÍN CUARESMA 2011 - ¿Y QUÉ ES PARA TI LA HERMANDAD DE LA SOLEDAD?




Hace mucho tiempo, me preguntaron esta cuestión tan sencilla y a la vez difícil de explicar por parte de un gran amigo. Pero como cristiano y soleano que soy, con mi humilde lenguaje y sentimiento, pude desgranar las oraciones que daban respuesta a dicho interrogante.

En un pueblo pequeño y a la vez con encanto, tenía una familia, la cual me crió con locura entre sueños e ilusiones. Compartían conmigo lo que en mi vida me hacía sentir ilusión y desvelo. Mi madre me lo preguntaba, como cualquier madre se lo dice a su hijo: ¿tú de mayor que quieres ser? Y yo le respondía: ¿yo? Soleano. Me imagino la cara de risa y su mirada.

Actualmente, con el tiempo, no solo era la risa y la mirada de mis padres en las que encontraba consuelo, refugio o compresión. Con mi propia fe, fui descubriendo que aquel encanto de ese pequeño pueblo de mi madre, también me llenaba de consuelo, comprendía mi triste llanto, y que cuando más brillaba en el año era en la noche del Viernes Santo. Esta era una de las respuesta que yo dí, para mí la Hermandad me da alivio, refugio, es mi guía en el sendero, felicidad, gozo, disgustos, etc... como la familia de mi casa, y desde entonces comprendí que era como un familiar más. Uno más con sus primos, sus hermanos, SUS queridas abuelas. ¡Ay Madre mía! las abuelas, bendita sean al inculcar las tradiciones de sus antepasados. ¡Díos mío cúbrelas y protégelas con el manto que te envuelve la noche del Viernes Santo!. Eso es para mí también la Hermandad, cumplir esa tradición de creencias que una vez nos dejaron padres, madres, tios, etc... y que con tanto amor lo realizaron.

La cofradía son recuerdos de una niñez envueltos en una nube por descubrir qué tenía esa mirada cuando me postraba ante ese reluciente Altar, único en la Parroquia. ¿Qué me querría decir esa mirada firme y fija hacia el sepulcro donde estaba el Señor muerto y Afligido? Cuando me hice mayor, recopilando toda la información que pude y bajo mi criterio personal lo supe: esa mirada baja y constante de una Madre ante su Hijo muerto significaba AMOR, el mismo que me puede dar mi familia, por ello para mí, la Hermandad es amor. Tenía a alguien a quién rezar por haber dado la vida por mi, para que la comparta con mi familia.

Por ello, a día de hoy, en el cual estás leyendo mi articulo, no hay un vocablo que describa mejor lo que significa todo este rincón de recuerdos, sino la palabra “ORGULLO”, porque desde mi niñez hasta mi adolescencia es lo que he sentido y vivido. Por ello me desvivo y desvelo por la Hermandad y el cumplimiento de sus tradiciones. La más entrañable y más emotiva para mi persona es sacarte el día 8 DE SEPTIEMBRE, DÍA MARIANO por excelencia en toda la tierra. Como igual orgullo el de tener a mi padre y a mi madre, concebí que tenía que defenderla ante todo, porque si no somos los mismos hermanos y la Junta de Gobierno la que defiende la Hermandad para su bien ¿quién la defiende? Discerní que al pertenecer a ella, tengo que mirar por ella y no por otra cosa, por ello, Hermandad es defender unos colores y unos ideales que son intocables, puesto que es lo que llena de orgullo y le da sentido a la vida, o ¿ a caso merece algo más orgullo que las personas que te dieron la vida? Evidentemente, NO.

Fue tanta mi devoción que me propuse pertenecer a su Junta de Gobierno, y en estos 4 años junto a mis Imágenes Titulares, sinceramente, soy incapaz de describir todo lo que mi corazón ha sentido y experimentado. La palabra amistad me la has hecho comprender en estos maravillosos años. Ahora pronto saldré de ella, pero es que la vida tiene muchos momentos, y uno es libre de elegir las obligaciones y tiempos propios, y dejar paso a gente nueva que también viva la Hermandad desde el seno de dentro. Muchas personas preguntan por qué se sale uno, y no se dan cuentan que en ocasiones, en la vida, están las obligaciones antes que las devociones y hay que estar dedicado a los estudios de cada día, que roban el tiempo tan deseado que me gustaría estar a tu lado. Pero sé que la vida cambia y estaré listo para pertenecer con mucha ilusión a una nueva candidatura.

Santísima Virgen de los Dolores, eres dulzura, amor, familia, recuerdo de mi dulce niñez. Santísimo Cristo de los Afligidos, el faro que me guía, mi luz encendida que lleva a entender el amor por las personas aún siendo nuestras enemigas, por ello el respeto es fundamental en la base de cualquier cristiano, y como fallos tenemos todos, si alguna vez se lo falté a un hermano, rectifiqué y te pedí ser perdonado.

Todo ello es cuanto significa esta magnífica corporación religiosa en mí, QUE SE ENTERE TODO EL MUNDO, QUE TODO EL MUNDO SE ENTERE, QUE LA ÚNICA BANDERA QUE ENVUELVE MI ALMA ES LA MORADA Y SE ENCIENDE CUANDO ME POSO BAJO TU DULCE MIRADA.

¿Y tú? Hermano mío, si no sientes amor, amistad, el sentido familiar, la compresión, el desvivir por tus Imágenes Titulares, si defiendes otras cosas antes que a tu Hermandad suponiendo un perjuicio para ella, si no haces nada, no participas, no colaboras, predominan otros pensamientos en tu mente, etc... ¿Te has parado a pensar? o te lo pregunto yo, reflexiona y cambia, porque si esto es así y dices ser soleano, cuéntame: ¿QUÉ ES PARA TI LA HERMANDAD?

El Diputado de Formación y Apostolado:

D. Marcos Sánchez López

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada